Fueguia 1833 Xocoatl

For the English Version click here

Escritor Invitado Caro de Té de Violetas

Fueguia 1833 Xocoatl – Dulce abrazo

cacao vanilla

Vanilla orchid and cacao plant. Photo: Soniatasteshawaii.com

Cuando Jordan me pidió que escribiera un guest post para The Fragrant Man, pensé que sería buena idea hacer foco -de una manera u otra- sobre mi país, Argentina.

La perfumería de nicho es relativamente nueva aquí, aunque algunos de nosotros, aficionados obsesivos, hemos estado disfrutándola por varios años. Las marcas de nicho no abundan aunque es posible adquirir Hermessence, Les Exclusifs de Chanel, Creed, Annick Goutal y Juliette Has a Gun con relativa facilidad.

Hace un par de años Fueguia 1833 apareció en la escena. La marca, fundada por Amalia Amoedo y Julián Bedel, insufló aire fresco un mercado atestado de las mismas cosas de siempre. Fueguia trabaja sobre un motivo local y sus fragancias reciben nombres inspirados en las obras de Jorge Luis Borges, flora y fauna patagónicas y nuestra Historia y Geografía a la par que esquiva elegantemente los lugares comunes.

Un de los más bonitos de su abrumadora selección es, sin duda, Xocoatl, un floral gourmand. Mi primera experiencia con Xocoatl rozó lo pesadillesco: me dejé llevar por su dulce abrazo, rocié un poco de más y pasé el resto de la tarde casi sin aliento y con ganas de restregarme. Mi error. En ocasiones siguientes procedí con cautela y los resultados fueron mucho más satisfactorios.

Xocoatl es el nombre que los antiguos aztecas daban a la bebida que más tarde se haría conocida como chocolate; dicha bebida solía enriquecerse con la adición de vainilla, chile y miel y se disfrutaba caliente y espumosa. Más de 3500 años atrás el cacao ya formaba parte de la vida cotidiana y los rituales de la civilización maya (la planta se menciona incluso en el Popol Vuh). Cuando Cristóbal Colón llegó a América, se sorprendió al ver cuán preciados eran estos granos entre los nativos: se los consideraba prácticamente como un bien de lujo.

xocoatl

El desenfadado Xocoatl abre con una dulce nota de ron; una ligera lluvia de polvo de cacao -tan fino como un velo- pronto atenúa los vapores alcohólicos. La vainilla también forma parte de la ecuación, pero el perfume nunca llega a evocar pâtisseries. Un trasfondo floral impregna la mezcla que lentamente deviene en un fondo almizclado. Xocoatl, como la mayoría de las propuestas de Fueguia, es relativamente lineal en su evolución. Su longevidad, como pude atestiguar el día en que me rocié con generosidad, es sobresaliente.

Xocoatl bien podría ser una contraparte más suave y dulce del curtido Caoba, que ostenta notas de cacao y patchouli (o, más gráficamente, patchouli, patchouli y cacao) pero también me recuerda en cierta manera a los almizcles cálidos y animales de Huemul.

Origen de la muestra: muestra obtenida en la boutique Fueguia, Buenos Aires.

Caro Fernandez Photo: Emma Livingstone


Caro Fernandez
Photo: Emma Livingstone

Caro
Té de Violetas
Escritor Perfume
Buenos Aires, Argentina
Santa Clara – CA, USA

Further Reading
Caro – Té de Violetas
Fueguia 1833 website
El Amante Perfume en Aedes de Venustus
Fueguia 1833 – website Aedes de Venustus – USA supplier
Peregrinación Perfumista – New York – Aedes de Venustus – dentro

One response to “Fueguia 1833 Xocoatl

  1. Muchas gracias Caro por esta presentación de Fueguia 1833. Creo que yo también he sido exuberante con aplicación y mi segunda prueba resultó una experiencia completamente diferente. No siempre, pero a veces, menos es más cuando se trata de experimentar un aroma.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s